Relato de "Mi Vida en la Facultad" 75º aniversario de la profesora Emma Wittig de Penna

Relato de "Mi Vida en la Facultad" 75º aniversario de la profesora Emma Wittig de Penna

En el marco de la conmemoración de los 75 años de nuestra Facultad, la Dirección de Extensión y Comunicaciones continúa recibiendo testimonios de maestros y egresados que han sido parte de la historia de nuestra unidad académica.

Destacamos el relato de "Mi Vida en la Facultad" enviado por la profesora Emma Wittig, a quien agradecemos su testimonio y las fotografías que compartió.

"Recuerdos testimoniales de Emma Wittig de Penna

Con mucho entusiasmo paso a revivir mis recuerdos en la Facultad:

Tuve la suerte de formar parte de la generación 1952-1957 en que los cursos eran anuales y habitualmente se mantenía estable su composición, de ahí surgieron muchos amores que culminaron en felices matrimonios, la verdad es que los horarios y dificultad de las asignaturas no dejaban tiempo para  otras actividades.  De ahí que los lazos afectivos constituyeron amistades que han perdurado en el tiempo.  Fuimos una generación que obtuvo las 6 copas respectivas al  primer lugar en las olimpiadas de los 5 años de estudios y además, la de egresados. 

Además tuvimos el agrado de ser los iniciadores de la Fiesta de la Lavándula que, a iniciativa de la Prof. Eugenia Navas, se celebró por muchos año que consistía en la recolección de estas flores de los jardines de Vicuña Mackenna 20, dejarlas en maceración alcohólica por varios meses y destilarlo para así elaborar la colonia de lavanda que se envasaba y etiquetaba para el día de celebración. Esto  se prolongó por varios años, hasta que por sucesivas ampliaciones del edificio las plantas desaparecieron.

También fuimos el segundo curso de la Facultad en realizar gira de estudios a Europa, al terminar cuarto año. Este viaje lo financiamos con variadas actividades grupales (venta de números de rifa con exhibición de premios, la mayoría electrodomésticos dispuestos en un trailer que debíamos trasladar, a veces empujando entre los del turno respectivo, o gentilmente enganchado a la camioneta del hermano de Lucinda Meneses, ya que los premios pernoctaban en el garaje de su familia, de forma tal que había que trasladarlo nuevamente para el turno siguiente, a otros barrios de la ciudad. Otras actividades fueron la venta de sándwiches y golosinas durante los eventos deportivos de la Facultad, bailes en el Club Suizo, Colegio Químico-Farmacéutico y el valioso aporte de diferentes embajadas (Italia, Alemania, Holanda, España) para estadía y programación de visitas guiadas a empresas químicas y farmacéuticas. Realmente fue un viaje de estudios!

Visita a Karl Zeiss, 1956, durante el viaje de estudios a Europa.
Visita a la firma Farbwerke Hoescht, Alemania, 1956, durante el viaje de estudios

Recuerdo con cariño las valiosas clases presenciales de nuestros Maestros, entre los que aún recuerdo:: Dr. Hermann Schmidt-Hebbel, Carlos Mercado Schüler, Roberto Saragonni, Juan Gómez Millas, Ferdinand Oberhauser, Juan Morales Malva, Sinforiano Romeo, Luis Ceruti Gardeazabal, Raúl Cabrera, Alejandro Aldea Lindenau, Mario Caiozzi, César Leyton, Eduardo Schalscha Necker, Arnaldo Croxatto,  Castañeda.

Esta generación dio paso a que varios de sus integrantes pasaron a iniciar la vida profesional como docentes de la Facultad. Entre ellos: Arturo Bórquez (Botánica), Hernán Baez (Toxicología), Iris Campos (Química Farmacológica), María Angélica Croxatto (Operaciones Unitarias), Amelia Marquez (Química Orgánica), Leonardo Prizant (Química General e Inorgánica), Hernán Rodríguez (Química Orgánica), Jaime  Sapag (Operaciones Unitarias), Mario Sapag (Química Biológica), Ramón Soto (Química General e Inorgánica), Alicia Torres (IDIEF), Julia Vinagre (Bromatología), Emma Wittig (IDIEF). Muchos de ellos se han mantenido ligados a la docencia y quehacer universitario hasta acogerse a jubilación.

En mi situación personal,  tuve la experiencia de conocer la actividad del Laboratorio Central del Hospital José Joaquín Aguirre, en una época muy triste pues vivíamos una espantosa epidemia de gripe que cobró muchos muertos.  Así, decidí volcarme de lleno a la docencia dentro de la Facultad de Medicina (Física Médica. Dr. Mario Luxoro), Facultad de Odontología (Bioquímica, Dr. René Honorato) y Medicina Veterinaria (Bioquímica, Dr. Hermann Schmidt.Hebbel).

Me resultó muy atractivo el campo de la investigación y la docencia por lo que asistí regularmente a una buena cantidad de cursos de postgrado, que me permitieron además de complementar mi formación como Químico-Farmacéutico, proyectarme como investigadora.

Fui favorecida con una beca del DAAD (Departamento de Intercambio Académico Alemán) para unirme al grupo de investigación del Instituto de Investigación de Química Fisiológica, de la Universidad de K�ln, dirigido por el Dr. Ernest Klenk, que fuera elegido Rector esos años, donde trabajé en determinación de estructuras de cerebrosidos.

Regresé a la Facultad de Medicina, compartiendo la investigación con el Dr. Mario Luxoro y el  Dr Osvaldo Cori en la Cátedra de Fisiología, e impartiendo docencia a alumnos de Medicina.

Al iniciar mi vida matrimonial, decidí volver a mi Facultad. Ingresé a IDIEF donde realicé montaje de nuevas técnicas de análisis para el control de productos industriales. Esta actividad me permitió conocer la realidad que vivía la industria nacional, y proponer soluciones acordes con sus posibilidades. Dentro de la experiencia vivida, el rubro alimentos me pareció atractivo de abordar.

Por esa época ya estaba en ciernes la idea de crear una Carrera de Tecnología de Alimentos, por lo que me uní en jornada parcial al grupo de Bromatología. Fue una labor ardua y prolongada hasta que vimos nacer la carrera y se inscribió la primera alumna. El entusiasmo y el convencimiento que estábamos en la línea correcta fue lo que mantuvo firmemente cohesionado al equipo liderado por Lilia Masson y conformado por Julia Vinagre, Irma Pennacchiotti, Jaime Sapag, Valentina Parraguirre, Keryma Alamo, María Teresa Zuccarelli y Emma Wittig.

La posibilidad de dedicar mis esfuerzos a desarrollar una nueva asignatura para la carrera, me hizo volver a Alemania (Dra. Giela Lellinek, de Holzminden; Dr. Klaus Paulus, de la Universidad de Karlsruhe; Dr. Dieter List de la Universidad Libre de Berlín).  C ree lazos muy valiosos con colegas dedicados al tema y de esta forma partió la Evaluación Sensorial de Alimentos y que luego transformé en Evaluación Sensorial y Desarrollo de Productos la que hasta hoy se dicta en el último año de la carrera de Ingeniería de Alimentos

Esta línea de trabajo me permitió dirigir muchas memorias y tesis de pre y postgrado, las cuales han sido publicadas en revistas científicas especializadas. Establecí la tradición que las tesis de pregrado eran un trabajo que el autor, en este caso el alumno, debía presentar en el siguiente congreso nacional. Tuvimos la grata sorpresa de haber sido distinguidos varias veces con premios al mejor trabajo presentado. En tanto para los tesistas de postgrado estaba la oferta de una pasantía sobre el tema de su trabajo en el extranjero, y si era pertinente exponían sus resultados en eventos fuera de Chile. Creo  que esta modalidad valoró la importancia del trabajo realizado, además de permitirles experimentar personalmente la decisión de dedicarse a la investigación.

Para  facilitar el conocimiento en esta materia escribí un libro sobre el  tema "Evaluación Sensorial, una metodología actual para Tecnología de Alimentos", que además ha circulado por casi todos los países latinoamericanos y España, y que actualmente se encuentra digitalizado en la Biblioteca de la Facultad y he autorizado sea consultado por cualquier interesado.

Paralelamente tuve la suerte de financiar a través de CONICYT, CORFO y de la Universidad, varios proyectos relacionados con el desarrollo de nuevos productos, entre ellos alimentos para regímenes especiales (hipertensos, diabéticos, obesos, fenilcetonúricos, etc.), alimentos para deportistas, alimentos para el adulto mayor, y adecuación de metodología estadística para optimizar formulaciones y costos de producción, actividad que contó con la entusiasta participación de los colegas Delia Soto, de la Facultad de Medicina, U. de Chile, Fernando Garrido, de la Escuela de Alimentos, U. Católica de Valparaíso y Mario Villarroel de la Facultad de Tecnología de Alimentos de la Universidad de La Frontera de Temuco.

A raíz de las muchas publicaciones hechas con los avances de las investigaciones, CYTED (Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, España) me distinguió con la designación de Coordinadora de Chile para RIARE (Red Iberoamericana de Alimentos para Regímenes Especiales) y al cabo de 2 años, además me designaron Coordinadora Internacional de RIEPSA (Red  Iberoamericana de Evaluación de Propiedades Sensoriales de Alimentos). Mi actividad en este campo se dedicó a desarrollar la Evaluación Sensorial en todo Latinoamérica y el Caribe, dictando charlas, cursos formales- algunos como parte de los programas de postgrado locales - realizando  cursos de pre y postgrado- organizando nuevos proyectos conjuntos, participando en seminarios, jornadas y congresos  de alimentos también en España y resto de Europa. Fue una época muy fructífera para mí, que se reflejó en las muchas publicaciones de esos años.

Y finalmente, los años transcurrieron tan rápidamente que en un Congreso de Alimentos en Villa Hermosa, México, me sorprendieron con una hermosa y emotiva ceremonia en que se congregaron colegas de toda América Latina, España y el Caribe para celebrar mis 50 años de trabajo de investigación y docencia. Honestamente fue una verdadera sorpresa, ya que no había sacado en cuentas de los años trabajados. Razón por la cual a mi regreso inicié los trámites de jubilación.

De más está decir que los lazos profesionales con colegas de estudios, ex alumnos y también de muchos  colegas del extranjero se mantienen aún y es muy agradable saber que mis consejos y enseñanzas les han resultado útiles."

Reunión Internacional de Coordinadores de Redes y Proyectos de CYTED. Bolivia 1996
Presentación de la RIEPSA en Buenos Aires, 1986.
Inauguración del lll Simposio de SENSIBER,Montevideo, 2003.
En Holzminden, Alemania. Participación en el 3er Seminario de Evaluación Sensorial, dictado por la Dra.Gisela Jellinek de Haarmar und Reitmer.
Presentación de la red RIEPSA en Congreso del Programa de Alimentos de CYTED, en Cancún 1994.
Parte del curso a la entrada del edificio de Vicuña Mackenna , 1954
Presentación de póster sobre desarrollo de alimentos para el adulto mayor , Congreso de Alimentos, Campinas 1995

Dirección de Extensión y Comunicaciones. Agosto 17 de 2020

Últimas noticias

Más noticias

La estudiante María José Córdova competirá en torneo internacional

La Universidad de Chile participará en el Campeonato Mundial Universitario de Balonmano, que se realizará entre el 24 al 30 de junio en Antequera, España. María José Córdova, estudiante de la carrera de Química y Farmacia, integra la selección femenina de balonmano que representará a nuestra universidad y al país en este importante evento deportivo.

Prof. Daniela Seelenfreund lanzó libro sobre científico Otto Warburg

Otto Warburg es el precursor de la bioquímica moderna. Este científico alemán sobresalió por su prolífico trabajo durante el inicio del siglo XX e incluso en plena Alemania nazi, investigando temas fundamentales como el cáncer. Obtuvo el Premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1931 y sus discípulos formaron a científicos chilenos que fueron fundamentales para el desarrollo de la bioquímica en Chile.

Decano participó en Consejo de Decanos de Ingeniería en Alimentos

Un importante encuentro se realizó el pasado viernes 7 de junio en la ciudad de Valparaíso. Se trata del Consejo de Decanos de la Carrera de Ingeniería en Alimentos. El decano Pablo Richter participó en representación de nuestra Facultad y Universidad para abordar los avances y desafíos que existen en el país en torno a esta carrera universitaria.